Cuentos bonitos para quedarse fritos

01/09/2018
Cuentos bonitos para quedarse fritos
Resumen

Tenemos este libro de cuentos hace meses y cuánto más lo leo más me enamora. Son historias rápidas de leer, escritas de forma muy dinámica, varias de ellas son con rimas y mucho humor.

 

Algunas son versiones que nos recuerdan a fábulas clásicas “El lobo y los cabritillos” o “la liebre y la tortuga” pero con una forma de contar y resolver la historia muy distinta y que, de verdad, merece la pena.

A mí me pasa como a muchas cuando les contamos cuentos clásicos a los peques, o llega a casa algún libro que no está adaptado a nuestros valores, que me toca cambiar la historia. Porque hay partes que con tres años no me siento cómoda contándole (violencia, abandono de niños en el bosque,…), tampoco es raro encontrarse aún con cuentos tradicionales llenos de princesas que necesitan ser salvadas, por ejemplo, u otras historias similares que tampoco nos apetece que sean la base con la que crezcan.

En ese sentido estos cuentos son perfectos, no hay que cambiar ni una coma. No cae en el buenismo empalagoso, hay travesuras, miedos, retos,… pero contados de una forma muy bonita y asequible para los más peques.